Translate / Traducir

domingo, 17 de julio de 2016

Hasta dónde llega el sol


Los rayos ultravioleta (UV), que son capaces de atravesar la epidermis hacia capas más internas, pueden ser realmente agresivos, como todos sabemos. El daño inicial en la piel causa lesiones no malignas como elastosis solar, luego lesiones preneoplásicas como la queratosis actínica, y según la susceptibilidad de cada persona desencadenar lesiones malignas como melanoma o carcinomas de piel como el carcinoma basocelular o el carcinoma escamoso/epidermoide. La penetración de los rayos UVB, histológicamente hablando penetran menos que los UVA. Aunque los rayos UVB penetran poco, no quiere decir que no sean peligrosos, pues traspasan la parte superior de la piel provocando daños severos en las capas más superficiales, pudiendo desencadenar posteriormente neoplasias dérmicas.


Ver la página completa escrita por Alex Uson Gracia

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario